Sobre las editoriales de auto-edición

Sobre las editoriales de auto-edición

El 1 de septiembre de 2021, un usuario de Facebook hacía en uno de los grupos de dicha red social una pregunta que me pareció extraña. Más extraña, no obstante, me parecieron las respuestas, que eran negativas rotundas sin más explicación.

La pregunta era:

Hola amigos, si vale la pena publicar en una editorial, que te pone como condición para publicarte, que adquieras tal cantidad de tu obra? (sic)

.- Usuario de Facebook

Entendiéndolo, supongo que lo que quería preguntar era:

Hola, amigos. ¿Vale la pena publicar en una editorial que te pone como condición para publicarte que adquieras cierta cantidad de tu obra?

.- Usuario de Facebook

¿Cómo es publicar con una editorial de auto-edición?

Y así, de pronto, comencé a responderle. Y cuando le hube respondido, me di cuenta de que tenía una bonita historia que contar al respecto de la publicación de mi novela, Un final para su final, con una editorial de auto-edición. He aquí el cuento:

[Respondiendo a tu pregunta y sorprendiéndome por las rotundas y tajantes negativas compartidas por otros usuarios] Depende de si se trata de una editorial tradicional o de una editorial de auto-edición en la que, más que tener como condición adquirir una cantidad determinada de libros, eres tú quien decides cuantos libros «quieres ver publicados».

Ahora bien, en estas editoriales (te hablo por experiencia propia) también zanjas por contrato el tema de la distribución, el cual —si la editorial es lo suficientemente digna— incluirá una red de librerías verdaderamente extensa.

Yo estoy publicando mi novela con una de ellas y la red de distribución con la que, por contrato, se compromete dicha editorial a trabajar, incluye más de 6.000 librerías en toda Iberoamérica (con representación tanto física como digital en muchos de los casos), además de, por supuesto, Amazon.

Por lo demás —y por obvio—, si quieres que los ejemplares de tu libro lleguen a 6.000+ librerías, tienes que contratar la edición e impresión de unas 30 o 45 mil unidades, lo que no te va a resultar —para nada— barato.

Y, por supuesto, ver hasta qué punto —también por contrato y rubro económico mediante—, dicha editorial se compromete (o no) a darle empuje mercadológico a tu publicación (de qué clase y de qué magnitud).

En resumidas cuentas, es arriesgarte a un negocio con el apoyo de una empresa «que se dedica a eso».

Muchos se llevarán las manos a la cabeza a la hora de pensar en que cualquiera pudiere —o quisiere— trabajar con una editorial así (en lugar de auto-publicarse en Amazon); pero, si analizas un poco el mercado te darás cuenta de que hay algunas de estas editoriales que —si bien, por obvio, tienen libros (y autores de dichos libros) con ningún éxito en absoluto— han publicado autores que hoy por hoy venden libros por decenas (e incluso centenas) de millar. 

Por último, también puedes acordar con una de estas editoriales que tú obtendrás un porcentaje de los ejemplares para tu propia distribución, llevártelos contigo a ferias y presentaciones, utilizar en la promoción que tú mismo hagas de tu libro por los canales que elijas para hacerlo, etc.

En el caso de mi novela, yo pedí una pequeña cantidad de libros y me los he repartido al 50% con la editorial. Así tengo para poder crear promociones, etcétera, sin que tenga que romperme la cabeza pensando —o teniendo que pedir permiso— a nadie al respecto de lo que hago con los libros que «son míos». Nadie me obligó a adquirirlos sino que fui yo quien decidió solicitarlos para hacer con ellos lo que me placiere a cada instante que me placiere.

Por cierto, un último apunte: estas editoriales —al menos con la que yo he trabajado en esta ocasión— te pagan a final de año —o así lo he entendido yo, que veremos si a final de año no me llevo una sorpresa al respecto— el 100% de los beneficios de las ventas de tus libros en concepto de royalties de autor, lo que, por cierto, implica que habrás de hacer —según el país en el que vivas— ciertas adecuaciones a tu declaración anual de ingresos.

Y hasta ahí puedo ayudar con mi experiencia sobre editoriales de auto-edición.

Espero que mis palabras te sirvan.

¡Abrazo!

¿Te gustaría recibir contenidos como éste en tu correo?

De ser así, suscríbete. No voy a spammearte, puedes tener esa seguridad. Sólo te haré partícipe por correo electrónico de los nuevos contenidos que vaya escribiendo por si te interesa leerlos. Haz clic en el siguiente enlace para ver más detalles sobre mi política de privacidad.

¿Quieres ser escritor?
El oficio de escritor - Vol. 1 - Reflexiones de un escritor primerizo

Te propongo un viaje de ida y vuelta en paralelo entre la vida y la escritura, viendo qué de la una es aplicable en la otra y qué de la otra es aplicable en la una. Sé que las reflexiones que en este primer volumen de «El oficio de escritor» te comparto te van a ser más que útiles a la hora de enfrentarte al folio en blanco.

Descárgatelo gratis rellenando el siguiente formulario. Haz clic en el siguiente enlace para ver más detalles sobre mi política de privacidad.

¿Qué te pareció? Déjame un comentario.

Prometo responderlos todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te gustó, considera compartirlo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
¿Qué tal continuar tu lectura?
Si llegaste hasta aquí, suscríbete

¿Quieres que te envíe contenidos a tu correo electrónico? No voy a spammearte, puedes tener esa seguridad. Sólo te haré partícipe por correo electrónico de los nuevos contenidos que vaya escribiendo por si te interesa leerlos. Haz clic en el siguiente enlace para ver más detalles sobre mi política de privacidad.

[ultimatemember form_id="2106"]

Todos los campos son obligatorios. La eñe no está permitida como parte del nombre de usuario. Puedes echarle un vistazo a mi política de privacidad aquí.

¿Viste ya mi show?

The IF Show

En abril de 2020 comencé The IF Show en Youtube para hablar de ciertos asuntos de los que quería hablar. Después de comenzado, la cantidad de trabajo desplazó el tiempo — y la energía — que tenía para hacerlo, por lo que dejé de producirlo y emitirlo en algún momento del otoño de ese año. Voy a volver a las andadas más pronto que tarde, pero mientras que lo hago, puedes disfrutar de lo que en su momento fue.

Ibai Fernandez
Suscríbete y recibe mis contenidos en tu email

No voy a spammearte, puedes tener esa seguridad. Sólo te haré partícipe por correo electrónico de los nuevos contenidos que vaya escribiendo por si te interesa leerlos. Haz clic en el siguiente enlace para ver más detalles sobre mi política de privacidad.