Un final para su final

Una novela de Ibai Fernández.

Portada «Un final para su final» - boceto
Ilustraciones de portada por Van Chacín.
La muerte siempre hace clic. No importa lo viejo que seas.

Un final para su final

¿Qué es lo peor que podría pasar si nos lanzamos a perseguir el último de nuestros buenos recuerdos?

¿Serías capaz de dejarlo todo por perseguir el último recuerdo feliz que tuviste? ¿Qué sería lo peor que podría pasarnos al ir en su búsqueda? Acompaña a Arturo en este viaje físico y metafórico que es Un final para su final para averiguarlo. Quizás, junto a él, decidas que este haya de ser el punto de partida de tu propio viaje, en el que comiences a ir tras tus sueños antes de que no sean más que pálidos recuerdos…

Ibai Fernández es un soñador empedernido, un existencialista nato y un cínico con corazón.

Es un niño jugando a ser grande, un adulto que no ha crecido, un filósofo obtuso, un explorador.

Un ludópata con fobia al riesgo, un piloto con trazas de vértigo, un submarinista claustrofóbico encallado en su salón.

Un bastardo en el Día del Padre, un bongosero sin ritmo, un lobo del que la Luna se esconde cada vez que se asoma a un balcón.

Un antihéroe, un diletante, un paria, un energúmeno, un filisteo, un sibarita sin posibilidad de redención.

Los artes de Un final para su final
Ilustraciones interiores por Van Chacín.
Conoce las opiniones de los lectores de Un final para su final
Eduardo Bravo
Eduardo Bravo
Doctorando en Estudios Lingüísticos, Literarios y Teatrales
Leer Más
Arturo es incómodo. Incómodo y a veces desagradable. Es el peso de supuestas malas acciones y decisiones, de la abulia de nuestros días y de las ganas de dar un campanazo a las puertas del final de su final. Marchémonos por todo lo alto... ¡100% recomendado!
Reyes Ordoñez
Reyes Ordoñez
Profesora de Lengua, Literatura e Inglés
Leer Más
[Ibai] sabe trazar a la perfección a un personaje viejo, caduco, cansado y desencantado de la vida al que todo le trae ya sin cuidado. Un antihéroe, un Ignatius Ralley de viejo, un Quijote que camina sin luchar por ningún ideal caballeresco, pero que, aun así, por una fracción de segundo parece haber encontrado parte de su sueño de juventud. No sé hasta qué punto Ibai será consciente de la magnitud de su obra.
Previous
Next
Conoce a los lectores de Un final para su final
Si te gustó, considera compartirlo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email