Regístrate

Empezar por el final...

…por bobo que pueda parecer, es lo que todos siempre hacemos.

¿O no?

Aunque pudiere resultar idiota, todos empezamos considerando nuestra vida — cuando empezamos a considerarla como tal — por el final. Por el dónde me quiero ver yo en unos años, en unas décadas, en medio siglo.

Ejemplos claros son los siguientes:

  • Cuando empezamos a planear un emprendimiento, empezamos por el final, el momento en el que ya nos hemos hecho ricos y estamos emulando a nuestro ídolo de turno.
  • Hablando de ídolos, si queremos aprender a tocar un instrumento suele ser porque ya nos vemos encima de un escenario y conquistando a la audiencia.
  • Y cuando empezamos a escribir una historia… bueno, cuando empezamos a escribir una historia también habría que empezar pensando en el final porque, de otro modo, si no sabemos dónde queremos llegar, ¿cómo vamos a llegar allí? 

Todo en la vida — incluso la vida en sí misma — es un eterno viaje. Viajamos de un punto A, nuestro nacimiento, a un punto B, nuestra muerte; o, como diría un poeta urbano, viajamos de un agujero (del que salimos) a otro agujero en el que morimos… Aunque bueno, ya son cada vez menos las plazas que quedan en los cementerios y los trajes de hongos se han convertido en una opción cada vez más popular).

En definitiva, pareciera que todo en la vida se reduce a una simple pregunta: ¿Cómo quieres acabar?

Pues bien, yo te diré cómo quiero que esto acabe. Tu visita a mi sitio web, me refiero. Quiero que acabe con tu suscripción a mi lista de correo (aunque también podrías pensar en comprar mi primera novela publicada, claro está).

«¿Y por qué debería suscribirme?»

Si estás en tu sano juicio — difícil con los tiempos que corren, no obstante —, es lo que te estarás preguntando ahora mismo.

Y la respuesta a esta pregunta no podría ser más sencilla: porque quieres conservar el contacto.
Espera, espera… «¿Conservar el contacto?» ¿Las listas de suscripción son para recibir contenido, ¿no? Pues sí… y no.

De entrada, por supuesto que quiero mandarte contenidos (nunca SPAM, prometido). Pero también porque (de salida) puede que haya una buena opción de que en algún momento quieras preguntarme cualquier cosa y eso dé pie a que encontremos o generemos algún tipo de nexo que nos permita intercambiar impresiones sobre las cosas sobre las que me gusta escribir.

Porque, por si no te has dado cuenta ya a estas alturas, si algo me gusta es escribir y, como puedes darte cuenta por esta web, he decidido que ya era hora de hacerlo.

También te puedes estar preguntando: «Con todos esos consejos sobre escribir por escribir sin más intención que la de hacerlo, ¿por qué necesitas una audiencia?»

Porque una cosa es que el primer requisito indispensable para escribir sea el sólo deseo de querer hacerlo y otra que no agrade la posibilidad de poder compartir el contenido con una comunidad.

Palabra clave: comunidad

Y es que mi intención aquí no es la generar una audiencia, sino una comunidad. Y sí, la diferencia — como tantas otras cosas en esta vida — es semántica pura. La audiencia (o eso dice la palabra desde su raíz), «escucha» (audita) mientras que la comunidad «tiene algo en común» (reglas, intereses…). 

Pues bien, digamos que yo quiero tener en común con mi comunidad (valgan las repeticiones) mucho más que sólo la posibilidad de repartirles contenido que «auditen» (es decir, que escuchen o contemplen).

Así que si te gusta lo que escribo y tienes ganas de recibir más cada vez que lo haga y, además, te interesa en algún momento poder contactarme más allá de las malditas redes sociales, ésta es tu oportunidad.

Con el tiempo, además, planteo proveer a mi comunidad con algunos temas, cursos y vídeos interesantes a los que no habrá acceso salvo bajo suscripción. Y he decidido que, mientras lo hago, si quieres apostar por mí, no te cobraré un centavo cuando tenga listo todo eso que quiero tener listo. ¿Es justo, no?

Así que bueno, por ahora no me enrollo más que tengo todo un sitio web que construir.

Gracias por la atención.

~Ibai Fernández

Si llegaste hasta aquí, regístrate

Mediante tu registro gratuito podrás disfrutar de contenidos exclusivos para aquellos que, como tú, disfrutéis de mis letras y participéis en mi comunidad. Por tu suscripción, además, recibirás correo mío (nunca SPAM comercial, prometido) con ideas que, espero, encuentres magníficas para comenzar tu semana.

Todos los campos son obligatorios. La eñe no está permitida como parte del nombre de usuario.

Puedes echarle un vistazo a mi política de privacidad aquí.